noviembre 08, 2007

PORQUE YO LO DIGO


Estoy yo primero.


Si camino, no son tus zapatos los que se desgastan. Son los míos. Son mis pies los que se hinchan con la fuerza de mis pasos.


Quien carga esta corazón, soy yo. Que no se me olvide nunca. Puedo darte mi energía pero no mi reserva. Y no, no te quiero dar toda mi luz y todo mi brillo. Abusada soy, y no me convierto ni en tu sombra ni en tu luz.


El otro día me volví a vivir para mi sola y me gustó mucho sentir ese sensación de libertad que uno siempre carga pero que a veces pesa. Me aligeré y me consentí. Me gustó hacerlo. Me comprometo a consentirme cada tarde o cada noche que mis deseos quieran.


Salva mi espirítu de cobijas calientitas pero almas frías. Para vivirme a través del otro, uno necesariamente se tendrá que vivir para si mismo. Volteen a ver los rostros de grises experiencias o de olvidos y atropellos a su propia persona, y lo sabrán.


Ya sé que puedo amar y me ennoblece tal situación. Me vuelve frágil y me hace mucho más vulnerable. Pero ahora, ahora quito de la mesa donde la deje, mi ser y mis gustos y mis autenticidades y mis creencias. Y aunque pesen, las llevo otra vez conmigo.


Él cree en mi. Yo ya me estaba perdiendo. Las sombras quieren que me la pase ahí un rato. No. Me gusta el sol y el viento.


Hacer porque así quiero que se haga. Sin que ello signifique sobrepasar el acuerdo o el compartir, incluso, el estar bien con él. Hacer, significa, siempre saber que me tengo a mí antes que a cualquier otra persona que, además, no es de mi propiedad, sino una posibilidad, un suceso, un deseo....


Me gusta caminar con él. Ver como miran mis ojos y como oyen mis oídos cuando avanzo junto con él....Sin embargo, redescubro que me gusta caminar sola. Se mira de otra manera la pared de enfrente...


No hay comentarios.:

Plantilla original blogspot modificada por plantillas blog